Un Color Especial

Subjetivismo desde Hispalis


Leave a comment

Adéu Sevilla

Estrenamos, por fin. Un poco (bastante) tarde. Nuestra idea era llegar a Sevilla y empezar a escribir pero entre tuberías y castañuelas se nos ha ido el santo al cielo.

ImagenEsta era la frase con la que comenzaban nuestras catalanas su blog.

Me presento soy Yulia Gladiis he tenido el placer de convivir y compartir esta aventura Sicue/Séneca con ellas.

He decidió dar el paso de escribir  en este día ya que hoy ha sido la mañana de partida hacia su origen, en el que dejan atrás muchos recuerdos, pesadillas, risas, llantos, pero les quedan muchas personas que las recordaran para siempre y Sevilla no será lo mismo sin ellas. Como sé que las despedidas no les gustan pues una servidora les dará una introducción para despedirlas y contara un punto de vista diferente sobre sus vivencias.

Puedo decir que nuestro comienzo no fue del todo bueno hemos tenido una cantidad de imprevistos inimaginables que pocos estudiantes podrían afrontarlos con cordura, pero al fin y al cabo hemos sabido reírnos de ellos y convertirlos en anécdotas graciosas, nuestro fuerte son las tuberías estamos hechas todas unas expertas.

Imagen

Simplemente no sé cómo empezar a escribir, le he estado dando vueltas a que contar, para que no sonase ñoño, a intentar que no cayese ninguna lagrimita, pero que os puedo decir, Anna y Adriana han significado mucho este año para mí han conseguido que en menos de una semana las considerase algo más que amigas, mis hermanas. Ellas son especiales, forman un pack único.

Imagen

Anna es una de las más pequeñitas de la casa la llamo mi piedrita de sal, es una morenaza impresionante y no os podéis ni imaginar el gran corazón que tiene, con ella las risas están aseguradas, es una mujer que se come el mundo por donde pasa, esta estancia no hubiese sido igual con su musiquita poligonera, pachanguera, hasta con ópera me he llegado a despertar un sábado por la mañana, porque gracias a ella cada momento que recuerdo puedo ponerle una melodía, ahora mismo se me viene a la cabeza la Última nit (http://www.youtube.com/watch?v=ED_0PkYBWAE) nunca me olvidaré de tus abrazos que me daban fuerza cuando más lo necesitaba, los grandes consejos y sobre todo de la cantidad de detalles que has tenido conmigo desde notas sorpresa, galletitas y recibimientos con chocolatinas como si en un hotel me encontrase, sinceramente los que la conocéis sabéis que tiene muchísimas mas cualidades pero no quiero hacer de esto un drama y que parezca una despedida para siempre.

Imagen

Ahora voy con mi camelia blanca la flor más bella del jardín, mi rosarito ¿qué podría decir de ella? la verdad que infinidad de cosas, creo que es la constancia en persona, la que me ha aportado una rutina en las épocas más duras de estudio, me ha sabido guiar cuando veía bastante negro el camino, pero bueno que no es todo penurias, que la Ady es un cachito de pan a la par de polvorilla hecha persona, podemos pasar de estar gritándonos a que me deleite con un bailecito de los suyos, que todos sabemos cómo son. Poniéndonos un poco más serio creo que este año mi gitana ha hincado mucho el codo, para mí es un gran ejemplo de superación ha sacado muchas cosas para delante y sobre todo ha hecho un trabajo de fin de grado que ni ella misma se cree la obra que ha creado con sus propias manitas, así que por favor empieza a creértelo.

Imagen

Con esto creo que ya queda bastante reflejado el tipo de personas que os han estado contado sus andaduras en Sevilla.

Ahora me dirijo a vosotras directamente disfrutar de vuestra bienvenida que allí hay mucha gente que estaba deseando que volvieseis, esto no quiere decir un adiós ni una despedida formal, simplemente es una capítulo más en nuestras historias aparte y uno en nuestro libro en conjunto, porque aún queda muchos más por escribir y prometo que así será, sois muy grandes así que por favor quedaros con las cosas buenas, los grandes momentos vividos, las personas que os habéis llevado en esta experiencia y aunque ahora os de pena, tenemos transportes de alta velocidad que en un momento dado nos podemos plantar todos allí para veros.

Sinceramente desde que me despedí el martes pasado siento como si os hubieseis llevado un cachito de mi con vosotras, así que cuidarlo al igual que yo me he llevado el vuestro, en verano tendréis una visita mía y Asturianina para rato.

Así que simplemente me despido no con un adiós, sino con un hasta luego, “porque nuestro camino en la distancia juntas no ha hecho más que comenzar”.

Vuestra trianera Yulia os quiere.

Adéu amors.

Imagen

 


Leave a comment

Tres semanas y un pelín.

Estamos a menos tres. Menos tres semanas y un pelín. Menos tres semanas y un pelín para desandar (o más bien desconducir) el camino que Adriana y yo emprendimos un 22-23 de septiembre. Ya ni me acuerdo de la exactitud del día, solo recuerdo momentos. Como dice la canción: “el valor para marcharse, el miedo a llegar”. ¿Y qué nos queda de todo eso? Una etapa de nuestra vida. Una gran etapa. Con sus menos y sobretodo con sus más.

sevilla

Como bien dijo mi querida Adriana, llevábamos sin actualizar meses. Tantas cosas han pasado en este intervalo temporal. Eso sí, todo rápido. Nos ha pasado que contábamos las semanas por los fines alojados en ellas. La cosa iba deprisa. Pasaba un fin de semana y, así de repente, llegaba el otro. Llegas a sentir que no has hecho nada importante durante la semana. Y muchas veces se siente así.

feria de abril 2013

Ahora, ¿qué nos queda? Tres semanas y un pelín. Tres semanas y un pelín para empaquetar nuestra vida aquí. Para dejar atrás todo lo vivido. Nos olvidaremos de nuestra rutina diaria. De las costumbres. Parecen tonterías, pero el hecho de vivir en un sitio te crea unas costumbres. Al principio te choca, no estás acostumbrado a lo nuevo. Pero después lo nuevo deja de ser novedoso, pasas a interiorizarlo. Y llega junio. Y acabamos con todo. Todo lo que parecía importante deja de serlo. Te quedas con lo esencial. Lo que has vivido, lo que has conocido y, sobretodo, como te has conocido a ti mismo.

En tres semanas volveremos. En tres semanas y un pelín estaremos a punto de celebrar nuestra graduación. Y vuelven las despedidas. Volverán a colisionar sensaciones. Todo llegará. De momento, vamos a intentar explicar lo que hemos vivido estos mesecitos, un resumen muy por encima, pero algo será algo. Para quecuando pasen unos meses volvamos a este blog, leamos entradas, y las entendamos o no, pero seguro que nos traen algún recuerdo de los que estamos viviendo.

Mientras tanto, aquí seguiremos este intervalo para acabar de completar nuestra experiencia…

Anna


Leave a comment

Vete Polilla

Hace días (que siempre queda mejor que meses) que no le dábamos forma a esto. Atrás quedó la feria de Abril, la Semana Santa y la lluvia en Sevilla. Ahora el calor invade cada poro de nuestra piel y cada una de las fantásticas gotas de “gotelé” que adornan las paredes de nuestro hogar. No se si llamarlo hogar o horno con dimensiones algo más grandes que el de la cocina; el calor es realmente insoportable y aún queda todo el verano por delante. A nosotras nos queda menos. En un mes decimos adiós a nuestra ciudad adoptiva, a nuestra preciosa Sevilla. Lo que no echaré en falta será, sin dudar, a las polillas que han tomado nuestra casa como casa de alquiler. Perdonar señoritas polillas pero no nos quedan habitaciones libres. Creo que no te he dado mi cuenta corriente para que me ingreses el alquiler. Vas a la cocina y allí están, te sientas en el sofá y allí están, vas a ducharte y allí están….no me sigas por favor, acabas agobiando. Eso sí, lo mejor es cuando nos visita la madre de las polillas o conocida en el piso trianero como “polillote” . Es grande y para mi gusto muy fea, y hace que me pique la nariz. No se da nunca por vencida, y aunque cada noche le abras la ventana invitándola a salir, al día siguiente vuelve con su aleteo poco elegante. En fin, con estas estamos ahora en Sevilla. Con calor y con polillas. Como dicen los Sevillanos, “vivir al lao del río e lo que tiene”.

 

Adriana. 


Leave a comment

La primavera de los cuerpos

geranioTenemos el blog un poco abandonadito, lo sabemos. Pero no hemos parado, entre visitas, salidas y universidad el tiempo se nos escapa volando entre los dedos.

Hoy he mirado la fecha, veintiocho de marzo. Buf! Dos meses justos y estaremos despidiéndonos de esta bonita ciudad y su gente (adoptiva). Mientras voy  asimilando el tic-tac regresivo del reloj os dejo un fragmento de un texto de Maite Pagazaurtundua.

“Yo no sé si aprecias la calidad de la luz que nos va inundando. A lo mejor es porque en este invierno ha sido tan lluvioso, con el cielo encapotado y nos ha faltado, creo yo, más que nunca. La luz se va llevando las horas de sombras y nos va regalando de nuevo, jirones de calor. En la primavera de este 2013 a mí me gustaría regalarte algo que escribí hace más de 10 años para el protagonista inmortal de un cuento fantástico. El protagonista dejaba sus palabras por escrito, por primera vez conscientemente, un 4 de abril y ponía ésto:

‘La primavera de los cuerpos se acerca. Los mortales se irán despojando de las capas de vestido que les han protegido del frío, de la humedad, de la enfermedad y de la muerte… Les han preservado para la fiesta de los sentidos en la luz plena. Las pieles se muestran al alcance de los dedos. Es posible olerlas. Los brazos vuelan en torbellinos de movimientos, con gestos y danzas que invitan a recorrerlos con la vista y el tacto acariciador. Los hombros muestran, por fin, cuellos y nucas apetecibles al disfrute del amor. Torsos insinuados, muslos que emergen entre veladuras ligeras. Es posible estar ciego a la pura vida. Es posible, sin embargo, atender una nueva oportunidad de eludir -en la eternidad del instinto- al destino implacable’.

El ángel de la muerte del relato se había enamorado de una clienta y se convirtió en poeta y en rebelde, casi sin darse cuenta. Descubrió también el verano, pero esa es otra estación y otra parte de la historia”.

Un poco tarde, damos la bienvenida a la primavera. Ya os hablaremos de la Semana Santa Sevillana, muy pintoresca por cierto. Hasta la próxima…

Anna


Leave a comment

Instantes

Imagen

 

Pensábamos que el tiempo iría más lento, pasito a pasito, siguiendo su curso como de costumbre suele hacer. Pero no. Parece que cuando la vida sale de lo cotidiano y se encuentra inmersa en algún cambio, el tiempo quiere ir más rápido, a zancadas muy largas, y diciéndote al oído “no se a que esperas, porqué yo sigo y tu tiempo se agota”. Pues sí señores así es el tiempo, que campa libremente a sus anchas a lo largo de nuestro lindo mundo. Pero éste fenómeno, que a muchos puede fastidiar, no tiene porqué ser necesariamente malo. Si somo conscientes de que el tiempo nos está retando, saboreamos más cada instante y jugamos con él como si fuera único, y es que lo es, pero hasta ese momento no nos hemos dado cuenta. Antes los que íbamos con prisas eramos nosotros, ahora es el tiempo, que nos alecciona y nos da la oportunidad de vivir y sentir cada detalle. Si no fuera porqué él va más rápido que tu, quizás te faltaría la respiración y te habrías perdido tanto, que hasta al más tozudo le haría arrepentirse.

Tres meses. Un, dos, tres. Sevilla se despedirá en tres meses; el tiempo me lo ha chivado. Sus calles, su olor, su lluvia y su embrujo nos empujan a una nueva etapa; el tiempo nos ayuda a saborear todos sus rincones y a no dejarnos nada para luego. Desaparece el “y si…”, “me falta…” No. Nada de eso existe. Estamos aquí y cada recoveco de la ciudad se pintará en nosotras. 

Y tu, ¿Sabes jugar al tiempo?

Adriana. 


Leave a comment

Peace and Love

Imagen

 

Hola Caracola! 

Sevilla ha amanecido con un sol que espanta las piedras pero al salir a la calle me he dado cuenta que el sol a veces es un poco bromista; ¡Qué frío! Oye sol estas cosas se avisan! Bufanda y chaqueta son mis aliados estos días de frío. Pero eso no es lo que importa. Mañana es el día de Andalucía, y aunque la sangre andaluza campa a sus anchas por mis venas, nunca antes había vivido el día de Andalucía en la tierra donde toca. Así que mañana seré andaluza de adopción y me pegaré a las sabanas aprovechando la ocasión. 

¿Y la fotografía que aparece arriba? Pues bien, esta noche, junto a mis compañeros de experiencia Sevillana, la fiesta “Flower Power” se apodera de nosotros. Flores, buen rollo, bailes y sonrisas serán los protagonistas de la noche.

Ingredientes:

100 gr de buena compañía, 50 gr de dulzura con un toque de risa contagiosa, 150 gr de iniciativa, 60 gr de energía.

Plato: “Flower Power”

 Comparte sonrisas con los que están a tu alrededor* 


Leave a comment

“La ratita presumida”

Parece que el buen tiempo va llegando por las tierras del Sur. Las horas son más largas y el sol es mi amigo un poco más que antes; ahora mismo está llamando al cristal de mi ventana y me guiña el ojo con uno de sus cálidos rayos. Escribo desde algún lugar de Sevilla, pero no me apetece decir donde. Sólo se que miro por la ventana y veo un pino, que si no me equivoco debe de ser centenario, y sino que me corrijan. El pino está en el centro del patio de un colegio, pero a diferencia que por las mañanas, no se oye la voz de ningún niño que disfruta como el que más de su tiempo de recreo. Pero por la ventana no sólo veo pinos y niños, sin hablar eso sí, la diversidad de gente  que al creerse que nadie les puede ver hace cosas que nunca creí que vería; sino que veo algo que siempre me ha llamado la atención, “señoras que limpian el trocito de calle que corresponde a su casa”. Quizás no lo es, pero a mi me parece un cuadro que sólo se pinta en Andalucía, un arte que sólo valoran algunos pintores. 

¿No os parece cuanto menos curioso? Es algo que sólo veo aquí; la gente, sobretodo la gente mayor, cuando acaba de limpiar la casa aprovecha el agua para fregar el suelo de la calle. No de toda la calle, sino de la parcela que le queda delante; al principio, cuando lo veía me entraban ganas de pararme y decirle a la señora (digo señora porqué aún no he visto a ningún señor) “no se moleste, el suelo de la calle se va a ensuciar muy pronto”. Pero nunca lo he hecho. Me gusta verlo, me gusta ver que hay gente que guarda sus tradiciones y que se preocupa por lo suyo. Es una estampa de lo más pintoresca.

El sol aún no se ha ido, así que me voy con él. 

 

Adriana.